miércoles, 13 de enero de 2016

Nido y pichones de golondrina tijerita

Mientras estaba trabajando en la zona rural del partido de Monte, el 16 de diciembre pasado vi como una golondrina tijerita (Hirundo rustica) pasaba volando delante del vehículo que estaba detenido en la entrada de un campo que está al costado de la ruta nacional nº3, para luego girar y meterse debajo de la alcantarilla. Al instante pensé que podría tener nido, así que me bajé de la camioneta y me fui a ver que había allí abajo, encontrando lo que estimaba que podría haber: un nido de golondrina. Me pude meter por el tubo que es algo estrecho y tanteé el interior, estimando unos 4 huevos; el ave adulta se fue ni bien me asomé.
Días después, el 24 de diciembre mientras iba de viaje a Las Flores para pasar la nochebuena en casa de unos familiares me detuve y me volví a meter en la alcantarilla, encontrando a varios pichones con pocos días de nacidos pero sin los padres que tal vez se hayan espantado por mi presencia o estuvieran alimentándose de insectos aprovechando los últimos rayos de luz (el sol se pone cerca de las 20:15 en esa fecha).
Ya de regreso de Las Flores, a eso de la 1 de la madrugada del día 25 vuelvo a bajarme e ir hacia el nido de estas aves para ver si estaban los adultos, yendo preparado con una luz para alumbrar el nido y para que funcione el autofoco de mi cámara correctamente. Efectivamente como estimé había un adulto en el nido al que pude fotografiar. Pensé en todo momento que podía afectar a los pichones, pero  más remordimiento me dio ver cuando me retiraba que el adulto se volaba del nido, haciéndosele imposible volver en la oscuridad con sus hijos, aunque con la alta temperatura de ese día pensé que tendrían buenas oportunidades de no pasar frío.
El día 3 de enero volví a pasar para inspeccionar el nido y ver si los pichones habían tenido éxito; para mi mayor felicidad los pichones estaban todos vivos y con buen aspecto, había 5 apretujados en ese pequeño nido. Esta vez les tomé varias fotos y luego los dejé en paz. De seguro que para esta fecha ya se fueron del nido y vuelan buscando su propio sustento.
Tomar fotos de los pichones no fue sencillo por la curvatura del tubo y la estrechez de la misma que apenas me permitió meterme. Por más que estuviera cerca no podía tomar el interior del nido.
La golondrina tijerita es un ave migradora que procrea en Norteamérica, salvo una pequeña población que hace unos años comenzó  nidificar en cercanías de Mar Chiquita y Mar del Plata, luego fue extendiendo esa área hacia la zona sur de la provincia, especialmente Sierra de la Ventana, par después ampliar esa área más al norte, alcanzando  buena parte de la provincia, solo faltan registros de nidificación en su tercio norte.

24 de diciembre de 2015, 20 horas



25 de diciembre de 2015, 1 horas


3 de enero de 2016, 8 horas






Vista exterior del lugar donde tenían el nido

2 comentarios:

  1. Vaya ubicación más original, las fotos son excepcionales. Se me olvida siempre que por ahí abajo estáis en verano, por aquí hace un frío que pela. Un abrazo desde España Hernán.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones por la perseverancia y el resultado.
    Por mi parte cuento que vivo en Villa Devoto, Ciudad de Buenos Aires.
    En noviembre del 2016, igual que en algún año anterior, detecté la llegada de lo que supongo son golondrinas: pecho blanco, alas negras, lo suyo más que canto es un graznido, el tamaño podría ser el del zorzal y vuelan en círculos, muy alto. A veces alguno se posa en una pared medianera alta. No se donde anidan. Al 6 de enero de 2017, permanecen, apareciendo y desapareciendo. Componen un grupo de menos de 10 pájaros. Esto que cuento es lo que veo a simple vista. Saludos. Roberto

    ResponderEliminar