martes, 22 de abril de 2014

Carroñeros laguneros

El mes pasado, en la última salida fotográfica dentro de la laguna de Monte con mi escondite, una tarde templada y soleada observé aves carroñeras comunes en la región pero que nunca había visto posadas sobre la vegetación flotante, eran caranchos (Caracara plancus) de diferentes edades, desde juveniles e inmaduros hasta adultos, todos devorando los restos de una gaviota muerta, muy probablemente del grupo de gaviotas capucho gris que pude fotografiar unos días antes de esta última salida.
Ese día no se presentó con mucha abundancia de aves, sol olas habituales gallaretas y algunas jacanas, ninguna garza ni gaviota en la zona donde merodeaba, sin embargo la pequeña concentración de caranchos posados entre los juncos y la vegetación acuática flotante salvaron el día. En pocos minutos se devoraron toda la gaviota, luego de tomarles las fotos y recorrer otros sectores para ver si podía fotografiar aves salí del escondite para ver que animal era el que comían; solo pude ver algunas plumas y dos huesos.













domingo, 20 de abril de 2014

Foteando en el patio

Ayer por la tarde luego de andar a la mañana por el campo tomando fotos de aves me quedaron ganas de tomar algunas imágenes más pero esta vez en el patio de mi casa, en horas de la tarde. El terreno es muy pequeño, la casa está ubicada en una zona céntrica y con bastante pavimento en San Miguel del Monte, por lo que no me visitan demasiadas especies, al menos no bajan tanto al suelo por temor.
Lo que abundan en el barrio son los gorriones, luego los horneros, también andan chingolos, calandrias grandes, benteveos, jilgueros dorados, torcazas, ratuchas, zorzales colorados, tordos renegridos, palomas manchadas, palomas picazuró, golondrinas pardas y rabadilla blanca, carpinteros reales, suiriríes reales, pirinchos e incluso algún chimango o tero; quizás ande de vez en cuando alguna especie más.
Sin dudas los que más aprovechan para comer las migas de pan o sobras de comida son los gorriones que vienen en gran número todos los días, más algunos chingolos; otras que se ven a menudo son las calandrias y los benteveos. Los horneros juntan barro, comen insectos y algunas sobras.
Esta vez no les tiré migas de pan para que no salieran como puntos blancos antiestéticos, sino semillas de alpiste. Para tomarles fotos tiré un cartón al pasto para no ensuciarme la ropa, luego coloqué una silla de la que aproveché para colocar una cortina vieja en desuso para ocultarme y uno de los travesaños inferiores para apoyar la cámara y no sostenerla a pulso en una posición incómoda.
Las aves tardaron unos minutos en llegar, creo que algo sospechaban, pero finalmente descendieron y comenzaron a buscar comida. Primero anduvo un solitario hornero que por supuesto no prestó atención a las semillas; el que siguió fue un chingolo que si comenzó a picotear el alpiste desparramando hasta que segundos después lo siguieron unos cuantos gorriones, varios de ellos juveniles que nacieron el año pasado. También lo hizo una calandria, tan cerca que no podía entrar toda en el cuadro, pero lo hizo para comer un restos de comida. A ella solo la filmé, tanto como a los gorriones y las compartiré pronto.
El ruido  que hace la cámara los alertaba bastante y luego de varios disparos se fueron a las inmediaciones, posados en las paredes del vecino o en la medianera, para volver y repetir la misma situación, pero cada vez se ponían más recelosos. Finalmente las sombras de construcciones aledañas me quitaron luz y abandoné la jornada fotográfica, que volveré a hacer cuando disponga de tiempo y haya buenas condiciones climáticas.

Hornero (Furnarius rufus)

Chingolo (Zonotrichia capensis)

Gorrión (Passer domesticus)







jueves, 17 de abril de 2014

13 años después

Una especie rara en la zona donde vivo, los alrededores de la laguna de Monte es el martín pescador grande (Megaceryle torquata). Esta especie pesca observando el agua en busca de peces, que atrapa zambulléndose en picada desde la rama de un árbol cercano. La última vez que vi uno por estos pagos fue en el año 2001, en época de inundaciones, posado en las ramas de un eucalipto en el límite norte del balneario municipal (Avenida Costanera y Avenida de Los Cisnes).
Nunca me puse a pensar por qué en la región pampeana no son abundantes, y en un momento de inspiración  se me ocurrió una hipótesis (habrá que ver si esto es cierto) luego de fotografiar este ejemplar solitario en un sector conocido como La Aguada, fue que aquí no tienen las condiciones apropiadas para posarse y pescar, ya que en esta región, al ser los cuerpos de agua muy fluctuantes y el terreno con muy poco desnivel, las lagunas y ríos se desbordan repetidas veces, dejando un suelo no apto para el crecimiento de árboles, quitándoles las atalayas parea buscar peces a los martines pescadores. No ocurre lo mismo en la región mesopotámica o en el bosque araucano donde es común que haya árboles cerca del agua y esta ave es frecuente.
Este ejemplar aprovechaba un alambrado como posadero para ver a sus posibles presas que estaban en un arroyito que desagua en la laguna, distante a pocas decenas de metros. Las condiciones lumínicas para la fotografía no eran buenas, se acercaban horas de tiempo lluvioso, pero no quise pasar por alto esta oportunidad. Es más, desde ese día, 3 de abril, no lo volví a ver.






lunes, 14 de abril de 2014

Salida fotográfica de plantas con yapa

Hace unas semanas me fui a un sector de la laguna conocido como La Aguada que está en el sudeste de la laguna de Monte. Esas fotos las subiré mañana al blog y pondré un enlace aquí.
Lo más lindo es que fui con mi hija menor, Agustina, que solo tiene 3 años y medio, cada uno con una cámara de fotos. Pudimos tomar imágenes de varias especies de hierbas que crecen en el campo y a orillas de la laguna y como yapa observamos algunas especies de patos, garzas y un pitotoy chico (Tringa flavipes) que andaba solitario en el bajo, lo suficientemente cerca como ara tomar fotos que valieran la pena. Si bien usé el lente Tamron 18-250 mm las fotos salieron con mejor calidad de lo que pensé.
Estas son algunas fotos de esa tarde de comienzos de abril:






viernes, 11 de abril de 2014

Desde el kayak II

En esta tanda muestro más fotos del día de marzo que me metí  a la laguna de Monte en kayak, usando mi equipo fotográfico de reserva: la Canon 40D y el objetivo Tamron 18-250 mm, n oquería arriegar el otro lente con la cámara nueva. La calidad del lente Tamron no es la mejor, además no tiene estabilizador de imagen, por lo que no suelo utilizarlo en la observación de aves.
Pero no quería dejar de mostrar esta familia de macá grande (Podiceps major) con un pichón subido en el lomo. No me dejaron acercar mucho, iban nadando casi igual de rápido que yo navegando; era al atardecer, casi con las últimas luces del día.
Si bien los he visto así muchas veces siempre fue de lejos o no tenía cámara a mano, esto es lo mejor que pude fotografiar hasta ahora a los pichones pequeños de esta especie con sus padres, espero pronto mejorarlas.





Mis hijas en el kayak

martes, 8 de abril de 2014

Aguatero (Nycticryphes semicollaris)

FAMILIA ROSTRATULIDAE

Es una especie de hábitos principalmente crepusculares, se la encuentra en zonas palustres con mucha vegetación como totoras y juncos, donde se esconde muy bien ayudado de su plumaje críptico, en lugares con poca agua  con suelo lodoso o húmedo, en ocasiones sobre la vegetación flotante o restos de plantas. Es una especie difícil de ver y no muy abundante. Su vuelo es bajo, corto y silencioso.
Se alimenta de pequeños invertebrados.
Mide 17 cm



sábado, 5 de abril de 2014

El comienzo

Un día de fines de otoño de 2009 organizamos una salida de observación y fotografía de aves con unos amigos que solo conocía de un sitio donde se suben y comentan fotos de aves, foto-mundosilvestre. Pero en esa época subía mucho más y le daba mayor importancia a otro sitio del cual no participo más y que está dedicado a la fotografía de naturaleza, tomando más su lado estético que lo documental.
Si bien ya de pequeño me interesaba  saber  sobre la naturaleza, jugando a ser un poco naturalista también me interesaba la fotografía en general. Con el paso de los años y las vueltas de la vida retomé el gusto por la fotografía, en especial del mundo natural.
Volviendo  a esa salida que fue el 6 de junio, me encontré por primera vez en persona con José Luis Merlo, Gerardo García y Dora Montenegro. El día se presentó bueno por la mañana pero a mediodía se fue nublando y permaneció así hasta la noche, con temperaturas algo bajas.
Recorrimos el sector de la costanera empezando por la bajada de lanchas y terminamos en la "isla " artificial cerca de la compuerta. Luego dimos la vuelta en vehículo, comimos algo y a la tarde anduvimos por el sector de la Boca. En esa época registraba una bajante muy importante debido a la sequía que hubo ese año, lo que hizo que se acercaran muchas aves reacias a pocos metros de la gente ya que en los campos se habían quedado sin hábitat ni alimento; las estrellas de esos días fueron los flamencos, que atrajeron a muchos fotógrafos de la comarca. Hice de guía marcando los sectores más favorables para la observación de aves y tratando de tomar algunas fotos decentes. Eran los días de mi comienzo con la fotografía de aves ya que hacía unos meses había adquirido una cámara digital con un zoom importante, y aunque no era reflex  y su calidad un poco inferior, me dio lindas satisfacciones; en especial andaba de maravillas en macro usando lentillas.
Pero ¿a que viene el título de esta entrada? Hay situaciones en la vida de cada persona que hacen que uno cambie o tome rumbos impensados, no son momentos claramente definitorios como podría ser el independizarse, casarse o tener un hijo, son momentos que pueden partir de una charla normal, una apreciación, un comentario o una recomendación. En este caso hablando con Jose Merlo sobre las fotografías que tomaba le comentaba que no estaba muy conforme con lo que había registrado ya que no estaban demasiado cerca algunos pájaros, o la luz no era buena o en una pose que no apreciaba, a cada rato  le decía que lástima que salió así o asá, (después me decían en broma "el lástima",jaja). Pero Jose en ese momento me dijo que todas las fotos pueden ser interesantes ya que la pose no es de guía pero puede mostrar el plumaje, la edad, rasgos anatómicos y otras cosas útiles para el estudio de las aves. En ese momento no le preste demasiada atención aunque lo tuve en cuenta, intentaba sacar la mejor foto siempre, cosa que es imposible en todas las oportunidades.
la idea comenzó a rondar en mi cabeza, volvía apreciar mi faceta de naturalista que estaba dormida y un poco por carecer de un gran equipo o no poder en esa época grandes distancia empecé a poner en práctica los consejos de Jose; lentamente hasta que al final me dediqué a la observación, fotografía y estudio de los plumíferos.
Así que a partir de ese día, un lindo día pasado con amigos, una salida buena pero que en ese día me parecía nada fuera de lo normal, se convirtió tal vez en una de las más, sino la más importante para mi estudio de las aves, ya que con los consejos de Dora, Jose y Gerardo considero que estos son los comienzos de tan apasionante afición.

Algunas fotos de la salida
Bajada de lanchas (Costanera y Fray Martínez)
Flamenco  austral  (juvenil)


Flamenco  austral  (adulto)


Remolinera común  (Visitante otoñal-invernal)


Fotos de la "isla"
Pato cuchara (macho)

Varillero congo (machos)

Junquero
 Foto de la Costanera sur René Favaloro
Cigüeña americana
 Fotos de la bajada de lanchas por la tarde

Hornero

Espátula rosada


Tero común

Becasina

Tachurí sietecolores

Fotos sociales

Jose y Dora fotografiando flamencos en la vieja dársena


Jose, Gerardo  y Dora fotografiando sietecolores en la "isla"!

Una foto de Dora: yo, Gerardo y Jose


NOTA: los nombres de las aves son los comunes en la bibliografía argentina. Para saber los científicos entrar en la página Listado de Aves de este mismo blog, en una pestaña de arriba a la derecha