sábado, 14 de junio de 2014

Gallineta

El fin de semana pasado fue algo fresco y no salí temprano ya que estaba con las últimas secuelas de un fuerte resfriado, así que ya promediando la mañana salí aprovechando el sol hacia la laguna de Monte, más precisamente al puente de la Boca. Con la buena cantidad de agua que hay en estos días  las aves han dejado en gran cantidad las ahora más profundas aguas y se han dispersado por las charcas que cubren los numerosos bajos que hay en el campo.
Sin embargo si uno busca con paciencia y atención algunas aves se pueden ver; no fueron muchas pero al final tuve un encuentro bastante interesante con una gallineta común (Pardirallus sanguinolentus).
Esta especie suele tolerar a las personas si se mantienen agachadas y sin hacer movimientos bruscos, como vengo comprobando hace algunos años. Al verla en el juncal caminar y buscar alimento entre la vegetación acuática reproduje su llamado algunas veces, respondiendo positivamente ya que volvía sobre sus pasos y pasaba delante de mi, aunque sabiendo de mi presencia, al pasar a unos pocos metros de distancia aceleraba un poco su paso. En ocasiones salia fuera del agua y se paraba entre las piedras de granito y la gramilla que forman el terraplén lateral del puente. Allí estiraba el cuello, se paraba más erguida y observaba los alrededores en busca de un supuesto congénere; en ocasiones  erizaba algunas plumas del abdomen y la rabadilla, aunque en mi opinión no se ofuscó. Luego de unas fotos lo dejé proseguir  su camino sin perturbarla más.













2 comentarios: